Creo que en la actualidad hay una desconexión muy grande entre lo que se enseña en el aula y lo que necesita el mundo del trabajo, esto es debido a que las empresas no se implican en la educación y las instituciones educativas no trabajan junto a las empresas. Si uno de los objetivos de la educación es la realización vocacional de los alumnos, es necesario que se refleje la realidad del mundo del trabajo actual, que se tenga en cuenta que las nuevas generaciones ya no ven el trabajo como una actividad separada de su vida personal sino como una parte integral de su vida y que quieren poder realizarse mediante el. (Ver artículo Forget Balance! Gen Y Wants Work-Life Integration) Por lo tanto propongo que se trabaje con la capacidad de los alumnos de crear valor para la sociedad desde tan joven como sea posible, siempre respetando su nivel de madurez.
 

Hay un gran porcentaje de trabajos que se harán siempre en un escritorio individual en áreas de trabajo compartidas, similar a un aula actual. Pero también existen muchos trabajos que no son de esta manera, por ejemplo: el trabajo de actores, deportistas, periodistas, agricultores, pintores, etc. Por lo tanto se debe mantener en cierto grado los escritorios, pero también emular otras formas de trabajar. Este concepto sería gradual desde primara donde seguiría existiendo el aula, para ir cambiando a este nuevo sistema. 

Para ello propongo que hayan distintas aulas temáticas, por ejemplo para trabajar con música que se disponga de instrumentos musicales, estudio de grabación, un escenario, etc. Sin importar la edad de los alumnos podrían utilizar estos recursos de manera ordenada y coordinada para realizar proyectos personales y grupales. Desarrollarían todos los pasos, desde la concepción de la idea hasta su puesta en escena. Se podría invitar a la institución educativa artistas profesionales para colaborar por ejemplo dando charlas, mostrando como se trabaja, ayudando en las tutorías, etc. Es muy importante que los alumnos tengan una experiencia lo más cercana posible a la realidad de un artista actual. La misma metodología se podría utilizar también para trabajar con distintas profesiones.  

No es el objetivo producir un profesional, si no descubrir el talento natural de los alumnos, que puedan experimentar como se trabaja en la actualidad, descubrir sus intereses y motivaciones personales. Un muy buen ejemplo actual es la Fundación Promete donde se trabaja con el talento y la motivación personal.