Entendiendo como credenciales: títulos, diplomas, certificados, grados, etc. Las entidades que las otorgan tienen la tarea de certificar conocimientos
Creo que para logarlo en el mundo de hoy se necesitan algunas nuevas características:

Deben participar por lo menos 2 entidades distintas: la entidad educativa y una nueva entidad que represente a las organizaciones destinatarias del egresado.

El certificado se extenderá si las dos entidades están de acuerdo con los conocimientos del alumno.

Es muy importante, aunque difícil, que participen dos entidades distintas. Pienso que de esta manera se logrará que la certificación sea lo más real posible. Hoy suele ser común la desconexión entre el mundo académico y el mundo del trabajo, el "de la calle". Esto se evitaría si en el proceso de enseñanza y certificación participaran empresas, ONGs, gobiernos, entidades deportivas, colegios profesionales, etc. Estas entidades son el lugar en donde trabajarán, se desenvolverán y desarrollarán los egresados, por lo tanto su participación activa es crucial y es necesario que exista un organismo nuevo que las nuclee y represente ante el sistema educativo. Esta organización participará en todo el proceso, pero especialmente en el de certificación. La llamaré ORPASE: Organización Representante de Profesiones ante el Sistema Educativo. 

Para que la participación de la entidad educativa y ORPASE sea equitativa, deberían tener un 50% de decisión en lo que respecta a la finalización de los estudios. De esta manera un alumno no podría egresar sin el consenso de ambas.

¿Cuál es tu opinión?